Autor Tema: MORENES."TODO MUY EDIFICANTE"  (Leído 2200 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado MACHAKA

  • Permanente
  • *********
  • :
  • - Has dado: 0
  • - Has recibido: 0
  • Mensajes: 7.237
  • 00
MORENES."TODO MUY EDIFICANTE"
« en: 05-04-2015, 23:00:57 »
Duro artículo de Juan José Millás en El País.

http://elpais.com/elpais/2015/04/02/eps/1427994640_935052.html

"El traje del señor ministro es de los de “raya diplomática”. Se llaman así desde que uno tiene uso de razón y hubo un momento histórico en el que a lo más que podías aspirar en la vida era a llevarlo. Morenés es la prueba de que no significa nada: debajo de la elegancia moral de la raya puede ocultarse un vendedor de minas antipersona; esas que arrancan una pierna, un brazo, un ojo o un aparato genital y que tanto han contribuido, en el Tercer Mundo y otros, al crecimiento de las prótesis de madera, también llamadas arte étnico. Los caminos del arte étnico, como los del Señor, son insondables. Una taza de retrete que en un país de África parece una M!€%-@, en una tienda de la calle Almirante de Madrid puede ser una joya.

El señor de la raya diplomática, lentes incorpóreas, perfil evanescente y corazón de piedra, no se dispone a dar paso a los violines con su índice de director de orquesta, sino a echarle la bronca a una diputada que osó sacar a colación en el Congreso el asunto de una comandante del Ejército acosada y reacosada por un valiente coronel al que dieron cobertura, de forma sucesiva, un grupo de aguerridos oficiales de las Fuerzas Armadas respaldados a su vez por el sujeto de la foto. Poco después de llevar a cabo este gesto admonitorio, el ministro haría callar a la diputada Irene Lozano (lo intentaría al menos) colocando ese mismo índice sobre los labios, ligeramente adelantados en forma de bocina. Resultó todo tan edificante y tan sutil que aquí está de nuevo, como una mina antipersona de las que estallan al pasar la página del periódico."

Desconectado Baracus

  • Habitual
  • ******
  • :
  • - Has dado: 874
  • - Has recibido: 1894
  • Mensajes: 977
  • es
  • Sexo: Masculino
Re:MORENES."TODO MUY EDIFICANTE"
« Respuesta #1 en: 05-04-2015, 23:49:06 »
Duro, tan duro que insinua, o induce a que lector crea,  que se dedica a vender minas antipersona lo cual, aunque al Ministro se le pueda acusar de muchas otras cosas, es falso por que estan prohibidas, asi que como intuyo que el articulista me quiere engañar, manipular o me toma por tonto, no lo sigo leyendo.
Nunc Minerva, postea palas

Desconectado peamro

  • Asiduo
  • *****
  • :
  • - Has dado: 332
  • - Has recibido: 1568
  • Mensajes: 396
  • 00
  • NECESITAMOS JUSTICIA
Re:MORENES."TODO MUY EDIFICANTE"
« Respuesta #2 en: 06-04-2015, 00:25:48 »
Efectivamente, hay muchas cosas que reprocharle a este ministro, y no hablemos de los anteriores que hemos padecido, pero son asuntos que no interesan a los medios.
 
Hoy día los medios se dedican más a la propaganda política del partido próximo, al acoso y derribo del opuesto y a la desinformación. Desde luego informar no suele estar entre sus prioridades.

Desconectado MACHAKA

  • Permanente
  • *********
  • :
  • - Has dado: 0
  • - Has recibido: 0
  • Mensajes: 7.237
  • 00
"Morenés, Morenés y Cía"
« Respuesta #3 en: 08-04-2015, 09:22:38 »
Teatro ficción:

http://blogs.publico.es/davidtorres/2015/03/12/morenes-morenes-y-cia/

"(Obra de microteatro patrocinada por el Ministerio de Defensa)
 
Dramatis personae:
 
-Pedro Morenés: Ministro de Defensa.
 
-Pedro Morenés: Empresario y Fabricante de Armas.
 
-Pedro Morenés: Intermediario Vocacional.
 
Nota para el director de escena: Es imprescindible que los tres papeles sean representados a la vez por el mismo actor, no sólo para abaratar costes, sino para captar en toda su dimensión la complejidad del drama. Un único actor debe desenvolverse en escena gesticulando y hablando consigo mismo. Para diferenciarlos, el Ministro de Defensa lleva gorra de plato; el Empresario lleva sombrero de copa y el Intermediario va a cabeza descubierta.
 
ACTO ÚNICO
 
(El Ministro de Defensa, Pedro Morenés, se encuentra en su despacho revisando unos papeles. De repente oye que llaman a la puerta. Se levanta y abre. Al otro lado de la puerta aparece Pedro Morenés, Intermediario).
 
-Ministro: Buenos días. ¿Qué pasa?
 
-Intermediario: Ministro, disculpe que le moleste, pero ha venido otra vez el Empresario.
 
-Ministro: ¿Qué Empresario?
 
-Intermediario: El señor Morenés.
 
-Ministro: ¿Morenés otra vez? No puede ser. ¡Pero si estuvo aquí el martes!
 
-Intermediario: El viernes para ser exactos. Pero ya sabe usted lo insistente que es este hombre. Dice que trae unas bombas de racimo que se las quitan de las manos.
 
-Ministro: Maldita sea, justo ahora que estaba a punto de cerrar otro acuerdo con Israel. En fin, a ver qué quiere. Dígale que pase.
 
(El Ministro se sienta, suspira, hace un gesto de contrariedad, se peina bien peinado y se coloca otra vez la gorra de plato. Unos segundos después llaman a la puerta. El Ministro hace como que escribe, carraspea y dice):
 
-Ministro: Adelante.
 
(Entra el Empresario con sombrero de copa, las manos a la espalda, sonriendo, admirando el despacho).
 
-Empresario: Querido señor Morenés, cuánto tiempo.
 
-Ministro: Será una broma, señor Morenés. Nos vimos la semana pasada.
 
-Empresario: Para una amistad como la nuestra eso es mucho tiempo. Hay que ver qué bien vive usted, Morenés.
 
-Ministro: Es el mismo despacho de la semana pasada.
 
-Empresario: Parece más amplio, más moderno. ¿No puede decir que le vayan mal los negocios conmigo, eh?
 
-Ministro: Me sorprende que se atreva usted a tomarse esas confianzas.
 
-Empresario: Hombre, Morenés, que nos conocemos de toda la vida, como quien dice.
 
-Ministro: Bueno, bueno, tampoco es para tanto. Dígame qué se le ofrece, que tengo mucho trabajo.
 
-Empresario: Morenés, no hay que tomarse las cosas tan en serio. Es bueno relajarse con los amigos. ¿No va a invitarme primero a una copa?
 
-Ministro: No.
 
-Empresario (guiñando un ojo): ¿Ya se le acabó aquel whisky de quince años que le regalé la última vez?
 
-Ministro (suspirando): Lo había olvidado.
 
(El Ministro saca la botella de whisky y sirve una copa, muy poco, apenas un culito).
 
-Empresario: Y usted, ¿no bebe?
 
-Ministro: Me sienta mal por las mañanas.
 
-Empresario: Venga, venga que lo conozco bien. Sé que éste es su whisky favorito. ¿A que sí?
 
-Ministro: No está mal.
 
-Empresario: ¿Lo ve? Tenemos los mismos gustos, Morenés. Nos gustan los mismos tanques, los mismos misiles, las mismas municiones contracarro…
 
-Ministro: Se deja caer usted mucho por este despacho, Morenés. Como si fuera suyo. Y la gente empieza a murmurar.
 
-Empresario: ¿Y qué nos importa la gente? ¿Acaso hacemos algo malo aquí? Sólo somos dos amigos que hacen negocios juntos por el bien de España.
 
-Ministro: Le digo que he leído insinuaciones muy feas en la prensa. Espere un momento (Grita). ¡Morenés! (Grita más alto) ¡¡¡Morenés!!!
 
(El Intermediario abre la puerta y aparece con cara de estupor).
 
-Intermediario: ¿Me llamaba?
 
-Ministro: ¿Cuántos contratos decía el periodicucho de M!€%-@ ése que habíamos firmado el señor Morenés y yo desde que estoy en el cargo?
 
-Intermediario: Treinta y dos, señor Morenés.
 
-Ministro (al Empresario): ¿Lo ve, señor Morenés? ¡Treinta y dos contratos! Esto no puede seguir así.
 
-Empresario: Bah, tonterías. ¿Acaso no necesitaba el Ejército un lanzagranadas ligero?
 
-Ministro: Claro que lo necesitaba.
 
-Empresario: ¿Y direcciones de tiro Vosel?
 
-Ministro: Muchísimo. Las necesitaba muchísimo.
 
-Empresario: ¿Y son malas acaso las Vosel?
 
-Ministro: En absoluto. De las mejores del mercado.
 
-Empresario: ¿Ve? Como decía aquel viejo slogan, “la calidad bien entendida empieza por uno mismo” (Abre la solapa de la chaqueta y saca unos papeles). Aquí le traigo los contratos para que los firme.
 
-Ministro (suspirando): Está bien.
 
(Los firma uno detrás de otro. El Empresario los recoge, los mira al trasluz, los dobla y se los guarda otra vez en el bolsillo de la chaqueta. Levanta la copa para brindar).
 
-Empresario: ¿No va a acompañarme, Morenés? Póngale una copa también a este buen hombre. No vamos a beber solos."