Autor Tema: Artículo rescatado, sobre la precariedad de la suboficialid (Interesante)  (Leído 2237 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado ronaro

  • Habitual
  • ******
  • :
  • - Has dado: 148
  • - Has recibido: 35
  • Mensajes: 581
  • es
  • Sexo: Masculino
  • AS-FAS donde cada hombre es un amigo.
Suboficiales, los últimos de la clase

El suboficial tiene motivos para acabar el año con la misma o parecida inquietud que lo impositores de cuentas de ahorro en los bancos o cajas de este país, históricamente llamado España. ¿Que por qué? La ley de la Carrera Militar le ha dejado en la cuneta de la manera más descarada, y todavía, al igual que los titulares de cuentas de ahorro, escuchando la letanía gubernamental de que somos los mejores, Alguien debería explicar a los suboficiales por qué su carrera ha sido diseñada en la ley de marras como una FP de tercer grado en lugar de una carrera universitaria de grado medio, que, a semejanza de los peritos (perdón!, ingenieros técnicos), les permita cambiar de titulación mediante los correspondientes cursos de aptitud; o lo que en la jerga funcionarial se denomina promoción interna.
De todos es sabido que sólo unos pocos suboficiales han accedido a la Escala de Oficiales, antes Escala Media y mucho antes Escala Especial; demasiados nombres para un mismo invento.
Pero es bien cierto que aquel sargento que reuniese las condiciones establecidas podía acceder al empleo de teniente y alcanzar al final de su vida militar el de teniente coronel, que no está nada mal. Otros, sin embargo, han optado por permanecer dentro del grupo jerárquico de la suboficialidad y están tan realizados como los anteriores, pero, insisto, porque les ha parecido mejor así o por otras razones personales.
En adelante, el que quiera ser teniente deberá opositar a ingreso en la Academia General Militar en idénticas condiciones que el joven procedente de civil. iAh!, y presentando previamente la titulación exigida para iniciar una carrera universitaria, en ningún caso su diploma de FP, que es el exigido hoy y lo será mañana en la Academia General Básica de Suboficiales, por la simple razón de que sólo habrá una escala de oficiales, y esos serán todos de la misma procedencia, la archiuniversitaria y superacadémica.
¿Por qué se suprimió un curso en la AGBS y en lugar de tres se dispuso en la última reforma de la enseñanza militar que fueran dos los precisos para
obtener los galones de sargento? ¿Y por qué ahora los redactores de la ley no han corregido aquella falta garrafal?
El hecho no tiene explicación ni existe parangón en el sistema de enseñanza nacional. El oficial titulado universitario superior, al parecer con dos, tres o cinco carreras, ¡qué sé yo!, y el suboficial sólo FP.
Dónde está la titulación media en la carrera militar, es una pregunta que se hacen los expertos en educación universitaria;
se la ha tragado la tierra o se ha quedado en el tintero de todos los legisladores, de los de hoy y de los de siempre. Parece que exista una conjura
histórica para que el suboficial no pueda poseer el reconocimiento que le corresponde como mando intermedio.
Antes, cuando existía el servicio militar obligatorio, el Ejército aplicaba el criterio nobiliario de que nunca un individuo de clase social inferior podía
mandar a otro de clase superior, de ahí las milicias universitarias y otros privilegios, pero ahora.. ., con una Ministra de Igualdad y otra dama igualmente igualitaria en Defensa parece raro que hayan aceptado un principio tan extemporáneo; máxime habiendo mujeres con galones y sardinetas.
Alguien dijo un día no muy lejano, cuando se estaba elaborando la Ley de la Carrera Militar, que si al suboficial se le exigía carrera media, como a los
ingenieros técnicos, el Ejército se quedaba sin sargentos. Y alguien también replicó que si el cuerpo de aparejadores no desaparecía por su pase masivo al de arquitectos, no había razón para aplicar aquel supuesto exclusivamente a los suboficiales. Parece que primó el primero de los criterios y ahí está el resultado.
Cuando pasen unos años, pocos, se verá con mayor perspectiva los efectos de esta ley en el caso que se comenta.
Tal como están las cosas, el suboficial sigue siendo la cenicienta de las Fuerzas Armadas.
Finalmente, sólo me queda añadir que así como los oficiales de las escalas Superior y de Oficiales han protestado por los posibles daños que puedan provocar a sus carreras las medidas de unificación, los suboficiales, los más perjudicados, son los que menos han reclamado. La disciplina no está reñida con la protesta cuando ésta es justa y se realiza por los cauces que marca la ley, no lo olviden los interesados; después, a quejarse al maestro armero.
Juan Molinés Honrubia Oficial de infantería, retirado
Retirados. No mas agravios.   - Pacta Sunt Servanda -