Autor Tema: Matar a 11.200 kilómetros de distancia de nueve a dos  (Leído 4351 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado Sierra Oscar

  • Constante
  • ********
  • :
  • - Has dado: 3986
  • - Has recibido: 5050
  • Mensajes: 2.641
  • es

http://internacional.elpais.com/internacional/2012/07/30/actualidad/1343674302_759363.html

REPORTAJE
Matar a 11.200 kilómetros de distancia de nueve a dos

Más de 1.300 pilotos en al menos 13 bases en Estados Unidos controlan el vuelo de los ‘drones’ que ejecutan los ataques contra la insurgencia en Afganistán


ELISABETH BUMILLER (NYT) Base militar de Hancock 30 JUL 2012 - 21:03 CET




Desde una base militar en Siracusa, a 380 kilómetros al norte de Nueva York, el coronel D. Scott Brenton controla el vuelo de un drone sobre Afganistán. La aeronave transmite en directo la vida de insurgentes talibanes, su objetivo a 11.200 kilómetros de distancia. Él y su equipo pueden observar a una familia durante semanas. “Madres con niños. Padres con niños. Padres con madres. Niños jugando al fútbol”, cuenta. Cuando llega la orden, y dispara y mata a un miliciano —lo que solamente hace, comenta, cuando las mujeres y los niños no están cerca— un escalofrío recorre su nuca, como le ocurría cuando disparaba a un objetivo desde los F-16 que solía tripular.

Los drones han revolucionado el modo en que Estados Unidos hace la guerra. Y también han cambiado profundamente la vida de quienes las libran.

El coronel Brenton reconoce la singularidad de atacar, sin más equipo que un mando, unas pantallas y un pedal, en un frente a miles de kilómetros de su silla acolchada en un suburbio en Estados Unidos. Cuenta que en Irak, donde estuvo destinado, “aterrizabas y quienes te rodeaban sabían qué había pasado”. Ahora sale de este cuarto lleno de pantallas, aún con la adrenalina tras haber apretado el gatillo, y conduce rumbo a su casa, para ayudar a sus hijos con los deberes. Pero siempre solo.“Nadie en mi círculo más cercano es consciente de lo que ha pasado”, dice.

Los drones tienen potentes cámaras que transmiten la guerra en directo a sus pilotos. Los militares que controlan los drones hablan con entusiasmo de los días buenos, como cuando pueden alertar a una patrulla terrestre en Afganistán de una emboscada. Para los días malos, la Fuerza Aérea envía médicos y capellanes a las bases para hablar con los pilotos y operadores cuando un niño muere en un ataque, o cuando las imágenes muestran un primer plano de un marine caído en combate.

La minuciosa vigilancia que precede a un ataque recuerda a la película La vida de los otros: la historia de un agente de la Stasi, la policía secreta de la RDA, que acaba absorto en la vida de las personas que espía. Un piloto de un drone y su compañero, un operador que controla la cámara de la nave, observan a un miliciano mientras juega con sus hijos, habla con su esposa y visita a sus vecinos. Ejecutan el ataque cuando, por ejemplo, su familia ha ido al mercado.

“Ven todos los detalles de la vida de este tipo”, comenta el coronel Hernando Ortega, el jefe de Medicina Aeronáutica en el Mando de Formación y Educación Aérea, que colaboró en un estudio sobre el estrés en las tripulaciones de los drones, realizado el año pasado. “Se pueden identificar hasta cierto punto".

De una docena de pilotos, operadores y analistas aeronáuticos entrevistados, ninguno reconoció que el rastro de sangre causado por las bombas y los misiles les impidiera dormir. Pero todos hablaron de la intimidad que habían establecido con las familias afganas que habían observado durante semanas, cuyas vidas desconocen el piloto que vuela a 6.000 kilómetros de distancia o incluso el soldado que está en el terreno.

“Los ves levantarse por la mañana, trabajar y luego irse a dormir”, describe Dave, un mayor de la Fuerza Aérea que pilotó drones entre 2007 y 2009 desde la base de Creech (Nevada) y ahora entrena a nuevos pilotos en la base de Holloman, en Nuevo México. (Bajo el argumento de que han recibido “amenazas creíbles”, la Fuerza Aérea prohíbe a los pilotos de drones dar sus apellidos. Solo los comandantes de la base, como el coronel Brenton, usan sus nombres completos con la prensa). “Hay una muy buena razón para matar a estas personas. Me lo repito una y otra y otra vez”, afirma Will, otro oficial. “Pero nunca te olvidas de lo que ha ocurrido”.

La Fuerza Aérea cuenta con más de 1.300 pilotos de drones repartidos en 13 bases en Estados Unidos. Según fuentes militares necesita, por lo menos, unos 300 más. La mayoría de las misiones son en Afganistán. (Las cifras no incluyen las misiones clasificadas de la CIA en Pakistán, Somalia y Yemen). El Pentágono calcula que para 2015, la Fuerza Aérea deberá contar con 2.000. El Ejército entrena ya más pilotos para drones que tradicionales: 350 el año pasado. Anteriormente, las tripulaciones de drones superaban el entrenamiento para volar un avión de combate tradicional. A partir de este año, los pilotos solo pasan 40 horas a bordo de un Cessna antes de aprender a manejar un drone. El jefe del Estado Mayor de la Fuerza Aérea, el general Norton A. Schwartz, reconoció que es “posible” que los pilotos de drones superen a los tradicionales en los próximos años. Cada vez más bases dejan los aviones tradicionales para volar drones y satisfacer la demanda. Hancock retiró sus F-16 en 2010.

“Creo que hago el mismo trabajo de siempre. La única diferencia es que no me envían a otro país a hacerlo”, comenta el coronel Brenton. Todos los pilotos de la base rechazan que su trabajo sea un videojuego. “No tengo ningún videojuego que requiera que permanezca inmóvil durante seis horas observando solamente a un objetivo”, dice Joshua, un operador. “Las tripulaciones son conscientes de que las decisiones que toman, sean buenas o malas, tienen consecuencias reales”, añade. También evitan la palabra drone. Prefieren llamarlos “aviones pilotados a distancia”.

Todos los pilotos que han tripulado naves de combate afirman que echan de menos volar. El coronel Brenton participó en mayo pasado en un espectáculo aéreo en Siracusa. Cuenta que los fines de semana suele pilotar un pequeño avión de hélices, al que bautizó como “El Matamoscas”. “Es agradable estar en el aire”, afirma.


Desconectado Runfiarro

  • Asiduo
  • *****
  • :
  • - Has dado: 0
  • - Has recibido: 328
  • Mensajes: 491
  • ad
  • Sexo: Masculino
  • Sun Tzu
Re:Matar a 11.200 kilómetros de distancia de nueve a dos
« Respuesta #1 en: 01-08-2012, 20:25:11 »
Mira por donde, como esto de la tecnología siga así, vamos a poder darles cometidos reales a los Reservistas Voluntarios (a los Oficiales, por supuesto que es un avión de combate), y si me apuras un poco hasta lo podrán hacer desde sus casas.

Desconectado Themis-Diké

  • Asiduo
  • *****
  • :
  • - Has dado: 53
  • - Has recibido: 554
  • Mensajes: 203
  • es
  • Sexo: Masculino
  • Accesorium non ducit, sed sequitur suum principale
Re:Matar a 11.200 kilómetros de distancia de nueve a dos
« Respuesta #2 en: 01-08-2012, 23:52:11 »
Lo que me faltaba, ir a casa de un oficial a hacer el mantenimiento del material, y ya que voy, le hago los recados
"La Ley es lo que dicta el Rey
 El Derecho es lo que está bien hecho
 La Costumbre es lo que hace la muchedumbre"

(iuris dixit)

Desconectado falcata

  • Continuo
  • *******
  • :
  • - Has dado: 1010
  • - Has recibido: 1826
  • Mensajes: 1.232
  • lb
  • Sexo: Masculino
  • AS-FAS
Re:Matar a 11.200 kilómetros de distancia de nueve a dos
« Respuesta #3 en: 14-08-2012, 22:26:07 »
Consideraciones sobre el empleo de aviones no tripulados


La irrupción de los sistemas aéreos no tripulados (UAS) es, sin duda, uno de los aspectos más notorios en lo que a la incorporación de nuevos sistemas se refiere en escenarios de conflicto. En los actuales teatros de operaciones, en los que esquemas de la guerra convencional han desaparecido por completo, el empleo de estos medios se ha mostrado como una herramienta extremadamente eficaz, llamada a perpetuarse y foco de grandes inversiones destinadas a su mejora y uso extensivo.

El fin último del empleo de esta tecnología ha sido tanto el minimizar las propias bajas, como propiciar al enemigo el golpe más certero y con menores daños colaterales. Con la dotación de armamento a estos ingenios se daba un importante salto. La aeronave espía se convertía en un auténtico avión de combate dirigido desde tierra contra el objetivo a batir. A tal punto ha llegado el empleo de estos sistemas por Estados Unidos, a la vanguardia en estas tecnologías, que ha dejado de verse como un oscuro secreto sumido a las directrices de la CIA, para ser un recurso armamentístico de uso regular, que acumula cientos de operaciones en los últimos años, especialmente desde la llegada de Obama al poder.

Mientras, desde la ONU, la alta comisionada para los Derechos Humanos, Navi Pillay, alertaba, refiriéndose a su rutinario empleo contra insurgentes talibanes en Paquistán, sobre el cumplimiento de la ley internacional y mostraba su preocupación porque los bombardeos se estén llevando a cabo fuera de una transparente cadena militar de mando, desde Estados Unidos, el consejero John Brennan del presidente Barack Obama afirmaba que los ataques que realizan mediante sus UAS para matar a insurgentes en otros países son legales, éticos y justos. La declaración tiene su importancia, por ser una de las primeras en que públicamente un alto funcionario de Washington reconocía la existencia de ataques con estos medios.

El éxito de estas aeronaves se basa en el recurso a un sistema que no exige para el ataque la entrada de tropas, ni la ocupación del terreno, con las consiguientes bajas y costes económicos, y que se dirige específicamente al enemigo a batir. Un enemigo, Al Qaeda, que no se ubica geográficamente en un espacio concreto y contra el que no puede lucharse desde la trinchera. Frente a estas ventajas operativas, los detractores argumentan tanto las bajas colaterales como la violación de la soberanía nacional que implica su empleo. Ciertamente son muchos los países en todo el mundo que mantienen conflictos latentes con naciones vecinas, lo que desaprobaría la exportación global de este modelo contra quien cada cual considere su enemigo.

Sin embargo, de haber sido tecnológicamente viable hace más de una década, y quizá llegue un día que lo sea, una cuestión moral se plantea: de poderse combatir con éxito las bases de Al Qaeda en Afganistán mediante una gran operación de ataques aéreos no tripulados dirigida desde territorio norteamericano, ¿nos habríamos ahorrado estos más de dos lustros de guerra con sus miles de vidas perdidas y enormes costos? Hoy, una operación de semejante envergadura es aún ciencia ficción, pero la tecnología la hará posible algún día y las operaciones militares tendrán cada vez mayores posibilidades de éxito sin el recurso a la ocupación del terreno.

http://www.defensa.com/index.php?option=com_content&view=article&id=6332:consideraciones-sobre-el-empleo-de-aviones-no-tripulados&catid=68:opinion&Itemid=198
"Los militares han firmado un contrato de responsabilidad ilimitada, por el cual se comprometen a cambio de un salario a morir cuando y donde su país les ordene". (John Keegan)

Desconectado Francisco I

  • Permanente
  • *********
  • :
  • - Has dado: 3623
  • - Has recibido: 5607
  • Mensajes: 5.853
  • es
  • Sexo: Masculino
Re:Matar a 11.200 kilómetros de distancia de nueve a dos
« Respuesta #4 en: 14-08-2012, 23:20:40 »
Cada arma tiene su contraarma, y si no la tiene se desarrolla.  Auguro un resurgir brillante a las defensas antiaéreas y a la guerra electrónica con la misión de localizar, anular y destruir a esos aparatejos volantes.
Mientras más grande es el desafío, más grande será la victoria.

Desconectado Sierra Oscar

  • Constante
  • ********
  • :
  • - Has dado: 3986
  • - Has recibido: 5050
  • Mensajes: 2.641
  • es
Re:Matar a 11.200 kilómetros de distancia de nueve a dos
« Respuesta #5 en: 14-08-2012, 23:23:43 »
Cada arma tiene su contraarma, y si no la tiene se desarrolla.  Auguro un resurgir brillante a las defensas antiaéreas y a la guerra electrónica con la misión de localizar, anular y destruir a esos aparatejos volantes.

Si pero ¿contra quien se está empleando este nuevo medio?

Contra quienes tienen pocas posibilidades de disponer de armamento antiaereo eficaz y de GEL ni hablamos...

Un saludo.

Desconectado Themis-Diké

  • Asiduo
  • *****
  • :
  • - Has dado: 53
  • - Has recibido: 554
  • Mensajes: 203
  • es
  • Sexo: Masculino
  • Accesorium non ducit, sed sequitur suum principale
Re:Matar a 11.200 kilómetros de distancia de nueve a dos
« Respuesta #6 en: 16-08-2012, 23:23:45 »
No subestimemos jamas a un pueblo que desde tiempos inmemoriales se ha dedicado a la guerra, ni a la ayuda que recibe de otros.
Nuestra propia Nación, de Viriato al Empecinado, de Numancia a Zaragoza, es un ejemplo de lo que ahora los "sabios de la táctica y la estrategia" y que nunca empuñaron un fusil denominan como "el nuevo escenario de la Guerra Asimétrica", cuestión que, a parte de su rimbombante nombre, ya traía de cabeza al Senatus de Roma durante las guerras sertorianas, o a Napoleon en su intento de conquistar España y Rusia, a los franceses y americanos en Viet-Nam...
Ya Sun Tzu sabia que la guerra no se gana hasta que se consolida el terreno, Clausewitz sabia que el enemigo dejado atrás tiene la costumbre de rebrotar.
Pese a la innegable ventaja que proporcionaran los UAVs, como ya lo fueron las armas de asedio, el empleo de la artillería, el dominio del espacio aéreo... La guerra se gana en el suelo.
"La Ley es lo que dicta el Rey
 El Derecho es lo que está bien hecho
 La Costumbre es lo que hace la muchedumbre"

(iuris dixit)

Desconectado Sierra Oscar

  • Constante
  • ********
  • :
  • - Has dado: 3986
  • - Has recibido: 5050
  • Mensajes: 2.641
  • es
Re:Matar a 11.200 kilómetros de distancia de nueve a dos
« Respuesta #7 en: 16-08-2012, 23:31:10 »
No subestimemos jamas a un pueblo que desde tiempos inmemoriales se ha dedicado a la guerra, ni a la ayuda que recibe de otros.
Nuestra propia Nación, de Viriato al Empecinado, de Numancia a Zaragoza, es un ejemplo de lo que ahora los "sabios de la táctica y la estrategia" y que nunca empuñaron un fusil denominan como "el nuevo escenario de la Guerra Asimétrica", cuestión que, a parte de su rimbombante nombre, ya traía de cabeza al Senatus de Roma durante las guerras sertorianas, o a Napoleon en su intento de conquistar España y Rusia, a los franceses y americanos en Viet-Nam...
Ya Sun Tzu sabia que la guerra no se gana hasta que se consolida el terreno, Clausewitz sabia que el enemigo dejado atrás tiene la costumbre de rebrotar.
Pese a la innegable ventaja que proporcionaran los UAVs, como ya lo fueron las armas de asedio, el empleo de la artillería, el dominio del espacio aéreo... La guerra se gana en el suelo.
Totalmente de acuerdo contigo, pero sigo opinando que el material evoluciona precisamente para su utilización en teatros de operaciones concretos (perdonad por lo de "teatro", ya se que soy un carca).

Este tipo de medios son oportunos para este tipo de enfrentamientos, la evolución de las "contramedidas" para neutralizarlos nos darán idea de la capacidad del enemigo (y sobre todo de sus aliados).

Un saludo.

Desconectado El Sargento de Hierro

  • Habitual
  • ******
  • :
  • - Has dado: 1159
  • - Has recibido: 423
  • Mensajes: 592
  • es
  • ncmdnciassbicsiimsh/tj
Re:Matar a 11.200 kilómetros de distancia de nueve a dos
« Respuesta #8 en: 06-04-2013, 19:46:04 »
Ojo al video que muestra los avances de robots militares...

http://edition.cnn.com/video/?hpt=hp_c1#/video/tech/2013/03/11/nr-military-robot-developments.cnn

El debate en los USA me recuerda a la pelicula de Terminator.

http://www.youtube.com/watch?v=UYFbzJU3u4g
Socio nº 17 ASFAS, 21 ASFASPRO
XXI fr CEET
AESHM

Desconectado pacopil

  • Esporádico
  • ****
  • :
  • - Has dado: 206
  • - Has recibido: 395
  • Mensajes: 183
  • es
  • Sexo: Masculino
  • AS-FAS
Re:Matar a 11.200 kilómetros de distancia de nueve a dos
« Respuesta #9 en: 06-04-2013, 19:59:36 »
Me parece muy desafortunado el titular. Tipico periodismo barato. Es cierto que matan, pero lo hacen para salvar las vidas de los nuestros.