Autor Tema: chusqueros  (Leído 2430 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado trillopillo

  • Asiduo
  • *****
  • :
  • - Has dado: 672
  • - Has recibido: 476
  • Mensajes: 365
chusqueros
« en: 20-10-2012, 13:46:37 »
Este próximo fin  de semana va a tener lugar la primera asamblea de ASFASPRO y tercera de ASFAS, con ocasión de ello quisiera rescatar parte de un artículo de Santiago Perinat (lo escribió en el año 1989, siendo comandante retirado de Ingenieros).
Como veréis, los tiempos cambian pero los problemas vienen a ser los mismos... ¡y lo que nos queda!

...Eran gentes que no sabían leer, ni escribir, sino apenas firmar. Gente con agallas, como todos los ¡chusqueros! que les acompañaron por aquellas selvas, barrancadas, pantanos y. montañas. Valientes hasta la temeridad y tremendamente resistentes, murieron a puñados: de hambre, de enfermedades desconocidas, ahogados, envenenados ¡por serpientes y picaduras de insectos, o en celadas de los indios. Tenían todas las virtudes, pero también todos los defectos de la raza. Porque eran mujeriegos, bravucones, pendencieros, alcohólicos, jugadores empedernidos y absolutamente ambiciosos.

Y los chusqueros eran, antes que nada, el «pueblo en armas». En la lucha contra el francés, de 1808, ellos llevaron el peso. Y lo que no hicieron los guerrilleros chusqueros, Mina, Juan Martín el Empecinado, Porlier y Merino, se quedó sin hacer. Porque de los generales borbónicos del regular nunca salió una idea sana, ni una acción militar bien llevada.

Para Napoleón no había duda de que el Ejército español era el peor de Europa. Y el gran aliado, lord Wellington, no dudó en decir: «Nunca he visto que los generales españoles hicieran algo, ni menos que lo hicieran bien» Lo que completa la expresión citada de Ortega.

En 1836 un pronunciamiento de sargentos restaura la democracia y la Constitución de 1812. En 1866, otra vez se sublevan, en el cuartel de Artillería de San Gil, bajo vientos de libertad, y hartos del menosprecio que se les hace en el trato y en las leyes de ascenso. Y en 1883-86, no faltan a las últimas conspiraciones republicanas, al socaire de la Unión Republicana Militar, formada exclusivamente por suboficiales.

Sus reivindicaciones han sido, de siempre, su promoción a oficiales, y su estatus. las Juntas de Defensa, de 1918, presentan una lista significativa: quieren usar espuelas, sable e impermeable, como los oficiales, y desean poder viajar en segunda clase de los ferrocarriles y no forzosamente en tercera.

No supieron, o no pudieron, remediar lo de Annual, la mayor vergüenza de las armas españolas (25.000 soldados degollados por 3.000 cabileños). Es un des­ honor que también les afecta. Y arrostraron como pudieron las miserias de 1936-39. Azaña se portó bien con ellos: les concedió la propiedad del empleo (¡hasta 1931 dependían de la buena voluntad de sus jefes!)y unas posibilidades de ascenso aceptables. Muchos se quedaron con él tras la sublevación de sus jefes, e hicieron, según los testimonios, un buen papel en aquel galimatías de las milicias populares.

Franco, aunque les congeló veinte años de sargento (hasta 1956 no empezaron a ascender los que habían hecho la guerra),también les dio facilidades para promocionarse, pero en lo que algún autor ha llamado escalas peyorativas. En los momentos finales de aquel régimen, unos hicieron la UMD, y otros actuaron como los principales confidentes de los servicios de información.

Hoy los suboficiales son de muy distinta especie. Son unos muchachos altos y garbosos que escuchan a Sting, conocen a todos los encestadores de la NBA, y se entretienen matando marcianos. Leen revistas deportivas y algunos se han matriculado en la Universidad para dentistas, historiadores y abogados.

Esos doctos profesores que han elaborado la ley de la Función Militar se han mostrado (también)cicateros con ellos. Les han relegado a la escala básica, y denegado un más alto status. Las posibilidades de promoción, profesional y social han disminuido. Y esa que estos intelectuales siguen mostrando hacia los chusqueros el mismo desdén que los gentilhombres del siglo XVI, y han optado porque sigan viajando,indefinidamente,en segunda clase y no se les permita utilizar impermeable de oficial.

Desconectado MACHAKA

  • Permanente
  • *********
  • :
  • - Has dado: 0
  • - Has recibido: 0
  • Mensajes: 7.237
  • 00
Re:chusqueros
« Respuesta #1 en: 20-10-2012, 14:12:53 »
Recordemos quien fue Santiago Perinat (q.e.p.d).

http://www.elmundo.es/elmundo/2009/11/15/opinion/20807056.html