Autor Tema: Testimonios de retirados en acto de servicio  (Leído 1722 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado Minervo

  • Habitual
  • ******
  • :
  • - Has dado: 77
  • - Has recibido: 252
  • Mensajes: 782
  • es
  • Sexo: Masculino
Testimonios de retirados en acto de servicio
« en: 17-02-2014, 20:04:04 »
«No pude andar en tres años»

http://www.lasprovincias.es/v/20140217/comunitat/pude-andar-tres-anos-20140217.html

Agentes heridos en acto de servicio reclaman en Valencia recibir pensiones similares a las de víctimas del terrorismo.

Policías, guardias civiles y militares denuncian que se sienten «agraviados» por la «injusta» diferencia de compensación por parte del Estado español.

«Hemos estado al servicio de España durante muchos años y ahora nos defrauda», asegura Agustín Pérez, un militar de infantería alicantino que tuvo que retirarse antes de tiempo al ser herido en unas maniobras. Son palabras duras, pero es la sensación que tienen la mayoría de los afectados por los cambios en la normativa que los distintos gobiernos han llevado a cabo en las últimas tres décadas.

Este fin de semana han tenido lugar en distintos puntos de la Comunitat, como Valencia y Alicante, reuniones entre exmiembros del ejercito y exagentes de la Policía y la Guardia Civil con Fernando Osuna, el abogado que lleva su caso. Se sienten desprotegidos y consideran que existe una desigualdad importante entre ellos, heridos en acto de servicio, y los antiguos compañeros que se vieron obligados a retirarse al ser víctimas del terrorismo. Exigen al Gobierno pensiones similares, ya que unos cobran «prácticamente el doble» que los otros.

«Es un derecho que creemos que merecemos y que hace años teníamos y nos han ido quitando. Pedimos una mínima consideración que los afectados por atentados terroristas sí reciben y nosotros no, cuando también estábamos en acto de servicio», apunta Manuel Moles, un exguardia civil de Tráfico que sufrió un accidente de motocicleta.

«Me destrozó la pierna. Choqué contra un coche sin tener yo la culpa. Me fracturé la tibia y el peroné, que sobresalían por la piel, algo muy desagradable. Fue una lesión muy grave de la que me costó muchos años recuperarme. Estuve tres años sin poder andar, haciendo mucho trabajo de rehabilitación», explica.

Para lograr que les escuchen se han puesto en manos del abogado Fernando Osuna, que ya ha llevado casos similares. En estos momentos están pendientes de juicio en el Tribunal Económico-Administrativo, aunque están dispuestos a luchar hasta el final. «Si es preciso acudiremos al de Derechos Humanos, en Estrasburgo», afirman. El letrado sevillano considera que se «está vulnerando el principio de igualdad» y por ello aceptó el «difícil» reto.

«También hay que tener en cuenta que la norma de la que hablamos era de carácter provisional, para el año 1985, y se ha mantenido hasta ahora. Además, creemos que la pensión es compensatoria al no poder trabajar al haber sido heridos y, por tanto, no puede recortarse», describió Osuna a este periódico.

Otro de los presentes en la reunión en Valencia y en la que el abogado explicó estos pasos a seguir fue Paco García. Como Moles, era guardia civil de tráfico y tuvo que dejarlo tras ser atropellado junto con un teniente y un compañero.

«Bajamos del coche y nos estaban dando instrucciones cuando un camión nos embistió. Acabamos al otro lado del vehículo por encima del capó. Ahora mismo no puedo estar mucho tiempo de pie, porque me destrozó la rodilla. Me rompió los ligamentos y me deshizo la pierna», lamenta. Paco

No duda en definirse como «un hombre del cuerpo. Mi familia ya lo era, y yo entré a los 16 años. Pero en 1981 tuve el accidente y después ya no podía andar bien, ni conducir la moto sin que la pierna me fallara. Tanto Manuel como yo amamos la Guardia Civil».