Últimas noticias
Inicio » Bienvenido

Bienvenido

 PEDRO UNIFORME 66 33

 

Estimado socio,

Me complace enormemente presentarte nuestra nueva WEB y logo. Como puedes comprobar, no es un simple lavado de cara.

Un largo camino ha recorrido esta asociación cuando en aquellos lejanos tiempos, y han pasado más de seis años, iniciamos la andadura con el foro de suboficiales AGBS. Un proyecto que nació como coordinación de iniciativas, se ha convertido y consolidado en una vigorosa asociación.

Como sabéis, desde la entrada en vigor de la LODDFAS hemos permanecido en segundo plano, con la esperanza de que las asociaciones profesionales tuviesen el peso necesario en el Ministerio para la resolución de nuestros problemas, pero el COPERFAS  se ha convertido en un laberinto sin salida donde se pierden las propuestas, donde no se contesta o se contesta mal a las preguntas que formulan las asociaciones, intentado saturarlas solicitando numerosos informes que luego no se tienen en cuenta o sencillamente no se tratan, etc. En fin, un órgano que distrae pero no soluciona, que ningunea a las asociaciones.

Vemos como los responsables políticos que en un principio no dudaron en hacer suyas nuestras quejas de forma incuestionable, ahora que tienen responsabilidades de gobierno y pueden por tanto tomar medidas, se ponen de perfil y aconsejados por los de siempre dan largas con las excusas más peregrinas. Políticos que, por cierto, han ninguneado a ASFAS, al ser la única que no ha sido llamada a comparecer ante la Subcomisión de reforma del régimen transitorio de la LCM.

Cuando advertimos como se conculca la ley tanto en el Congreso como en el Ministerio sin que haya consecuencia alguna.

Cuando somos tratados como militares por nuestros mandos, y como funcionarios por los altos cargos civiles del Ministerio responsables máximos en materia de personal, recibiendo fundamentalmente lo que de negativo tienen uno u otro estatus.

Cuando quien legisla desde el poder político lo hace, en la mayoría de ocasiones, sin el debido conocimiento de los problemas o de la “condición de militar”; y la influencia de nuestra opinión en sus decisiones es, hasta este momento, inexistente.

 La única salida es informar a todos los responsables y denunciar todas y cada una de las situaciones, alguna de las cuales roza el absurdo, llegando a resultar cómicas si no tuviesen repercusión en nuestra carrera y nuestras familias.

Ya no son suficientes las buenas intenciones que, como dice el refrán, empapelan las puertas del infierno; son imperativos hechos que demuestren el cambio de rumbo, de actitud en el trato que venimos recibiendo los suboficiales.

La subcomisión de la reforma del Régimen Transitorio de la LCM y el Observatorio de la vida militar,  de reciente creación, son las únicas bazas para obtener un poco de justicia. No tenemos demasiadas expectativas pero pretendemos que no debe ser el desconocimiento de nuestros problemas la causa de la inacción.

Ante esta perspectiva no podíamos estar quietos y había que “renovarse o morir”. Por eso hemos dado un giro a nuestra página. Un cambio necesario, una nueva imagen para unos nuevos tiempos. Debemos dar, también, un nuevo impulso a nuestro proyecto, poner en plena vigencia nuestros objetivos iniciales y ahora, apoyando las iniciativas de  todas las asociaciones profesionales que busquen el interés general de los miembros de las Fuerzas Armadas o el particular de la Escala de Suboficiales, intentar revertir la actual situación.

Aún estamos a tiempo. Solo es cuestión de ponerse manos a la obra. Mentalizarse que, con este cambio de reglas, debemos asumir nuestra propia defensa y para ello se requiere un proyecto común. En ese proyecto, con esos objetivos, estará ASFAS, estaremos los suboficiales. Con el convencimiento de que esta escala se merece justicia y lo que es todavía más fundamental, que JUNTOS PODEMOS.

Pedro Amador Romero
Presidente de ASFAS