Últimas noticias
Inicio » Destacados » Estrés postraumático por ver morir a su compañero preparándose para Afganistán

Estrés postraumático por ver morir a su compañero preparándose para Afganistán

Un juez obliga al Ministerio de Defensa a reconocer los daños psicológicos que sufrió un sargento en acto de servicio al ver como moría su compañero en un accidente de helicóptero cuando se preparaba para Afganistán. El militar recibirá así la pensión por inutilidad que el Ministerio le negaba.

La vida del Sargento primero del Ejército de Tierra C. L. cambió para siempre el 29 de enero de 2007. Quedaban tresdías para que su unidad, el batallón de helicópteros BEHLMA III de Agoncillo (La Rioja), pusiese rumbo a Afganistán para incorporarse al contingente español. Precisamente por la inminencia de su marcha, dos helicópteros de la base realizaban ese 29 de enero maniobras de vuelo táctico a baja altura en el marco de su entrenamiento para la misión afgana. Durante esos ejercicios, uno de los helicópteros sufrió un accidente en el que murieron dos militares y otros dos quedaron gravemente heridos. Entre los fallecidos se encontraba el compañero y mejor amigo del Sargento primero C.L.
Tras el accidente, incapaz de superar la muerte de su compañero (ambos compartían empleo de sargento primero de mecánicos de la base) C.L. entró en una profunda depresión que le impidió incorporarse a la misión de Afganistán y que le llevaría después a perder la calificación de “Apto para volar”. La sanidad militar, siempre renuente a considerar las patologías psicológicas como enfermedades derivadas de trabajo militar, elaboró en 2011 un informe sobre el sargento en que se afirmaba que “no había quedado demostrada la relación entre su depresión y las muertes producidas en aquel accidente de helicóptero. Con ese informe en la mano, sus mandos le abrieron inmediatamente un expediente de baja forzosa en el ejército por “perdida de aptitudes psicofísicas ajenas al servicio”.
El militar recurrió la decisión del Ministerio de Defensa argumentando que su depresión vino provocada por el trauma sufrido al ver morir a su compañero y que por lo tanto su patología no podía desvincularse de su trabajo como militar; ahora, un año después, la justicia le ha dado la razón. El Tribunal superior de Justicia de la Rioja, basándose en diversos diagnósticos de médicos civiles, ha considerado inequívoco que el “trastorno ansioso-depresivo del paciente se produjo a raíz del accidente de helicóptero y la muerte de su compañero”.
El sargento primero C.L. recibirá ahora una pensión por inutilidad adquirida en acto de servicio, de mayor cuantía la que venía recibiendo. Además, como asegura él mismo “se trata de una reparación moral y espero que esta sentencia ayude a muchos compañeros militares que puedan sufrir algo parecido”.