Últimas noticias
Inicio » ASFAS Informa » MENTIRAS DESESPERADAS

MENTIRAS DESESPERADAS

Ayer 21 de diciembre de 2017, jueves, se celebró el último pleno del año 2017 del Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas, en el que la señora Ministra de Defensa  D.ª María Dolores de Cospedal García, se comprometió a realizar un estudio para revisar las retribuciones de los militares. Hasta aquí todo normal, porque la experiencia acumulada durante varias décadas nos dice que todo puede quedar en humo y buenas intenciones.

Lo que ya no es de recibo, aunque viene siendo la tónica habitual, es que el fracasado tamden Aume/Atme (fracasado porque han reconocido públicamente su constante disminución de asociados, su nula capacidad de trabajo  y su falta de propuestas que no sean las reiteradas notas de prensa con las que pretenden tapar sus carencias de trabajo e ideas) haya tratado de apropiarse del anuncio de la ministra, intentando hacer ver al personal que dicho movimiento se había producido por su amenaza del día anterior sobre la posibilidad de convocar una manifestación. O sea, que los que una vez tras otra no han sido capaces de convocar más de doscientos manifestantes o concentrados en sus movilizaciones  quieren hacernos creer que con la sola mención a su amenaza le ha entrado el pánico a la ministra.

Un ejemplo, infantil y poco ético, que refleja lo que realmente les importa a estos muchachos: salir en los medios.

Por que ya hay que tener cara para ignorar, a sabiendas, el peso de los miles y miles de compañeros de todos los empleos que han cursado la iniciativa al respecto que puso en marcha ASFASPRO:

https://www.asfaspro.es/index.php/rss/item/2361-movilizate-iniciativa-por-la-subida-de-retribuciones

El demoledor informe hecho público por el presidente del Observatorio de la Vida Militar, realizado, por cierto, con la colaboración de las asociaciones profesionales y no de ninguna en exclusiva.

Y, por último, el intenso trabajo de ASFASPRO, en forma de propuestas, artículos e informes, producto del trabajo bien hecho, que ha dado a conocer a los partidos políticos y a la opinión pública en general la realidad de la situación.

Como la gente no es tonta, no es de extrañar que el colectivo al que se pretende manipular esté dando la espalda a quienes no respetan ni a la ética ni a la verdad. Que luego no vayan quejándose de que los militares no les apoyan ni se asocian, porque la culpa es de quien no transmite seriedad y sí mucha manipulación.

¿Quo vadis Aume y Atme?