Últimas noticias
Inicio » Vox Populi » Suboficiales. Eternamente engañados

Suboficiales. Eternamente engañados

Acaba de filtrarse el borrador que el Ministerio de Defensa ha dirigido a los grupos parlamentarios tendente a la modificación de la nefasta Ley de la Carrera Militar (LCM). Es curioso que una vez más se pervierta la ley y en lugar de que este documento se genere en sede parlamentaria, como así lo indica la Ley Orgánica 9/2011 de derechos y deberes de los miembros de las Fuerzas Armadas sea el propio ejecutivo quien redacte un primer borrador para que la Subcomisión de Defensa aporte sus enmiendas.

Tras la lectura de este enrevesado documento el desanimo y la indignación vuelve a crecer en un colectivo de militares sistemáticamente ninguneado, los Suboficiales.

A nadie escapa que este documento ha sido redactado con un único objetivo, decir NO a cuantas propuestas,tendentes a mejorar la aplicación de la LCM han sido presentadas por las asociaciones profesionales de militares, especialmente ASFASPRO.

No hay argumentos de peso para denegar lo que de una manera argumentada y cargada de razón se ha propuesto al MINISDEF a través del Consejo de Personal de las FA,s. La mano negra, evidentemente uniformada, que dirige de una manera solapada la política de personal en las FA,s ha vuelto a salirse con la suya.
El estamento político que supuestamente debería dirigir la acción del Ministerio ha olvidado o ha sido obligado a olvidar las promesas que hicieron en sede parlamentaria hace solo dos años cuando estaban en la oposición. Todos recordamos las promesas de la Srª Rodríguez Salmones, entonces portavoz del PP en la Comisión de Defensa.El tiempo ha pasado y alguien les ha obligado a comerse sus palabras y a perder la memoria.

Aún hay tiempo para reconsiderar la postura a tomar. Los grupos parlamentarios, todos, han de ser conscientes de que causar más daño al personal de las FA,s no puede ser un tema de Estado, más bien al contrario hay que consensuar una norma que satisfaga a todas las escalas , no solo a los generales, y que no se olvide del personal militar en situación de retirado en cualquiera de sus circunstancias .

El envejecimiento de la escala de Suboficiales, la desmotivación de la misma, el maltrato sistemático que sufre al tener que asumir cometidos de Oficiales y de Tropa debido a la inversión de la pirámide de personal, deben ser temas a considerar.

La solución a nuestros problemas no exige de un desembolso económico, solo exige justicia y sentido común. Hasta ahora el consenso a la hora de tratar los llamados temas de Estado como el de Defensa solo ha provocado injusticias .Es necesario un debate serio al respecto de que política de personal seguir.

Apelamos al sentido común de nuestros representantes políticos pues aún estamos a tiempo de evitar un nuevo fiasco legislativo.

Somos militares pero también somos ciudadanos con derecho a voto, no lo olviden ese derecho aún no nos lo han quitado.