Últimas noticias
Inicio » Vox Populi » Voluntarios y Reservistas

Voluntarios y Reservistas

Debido a los últimos acontecimientos protagonizados por D. Vicente Ferrer Roselló, nos viene a la memoria un artículo publicado en la revista de la Academia General Básica de Suboficiales ‘MINERVA’, en fecha 14 de Abril de 2011. Dicho artículo fué realizado por un Suboficial Mayor de Infantería JABM.

Voluntarios y Reservistas

El Ministerio de Sanidad acaba de publicar el Reglamento de Voluntarios de la Sanidad Pública, donde se fijan los requisitos para que estos vean satisfechas sus aspiraciones y sean recompensados por sus servicios prestados, confiriéndoles el título de “Voluntario honorífico”.

Las condiciones para ser voluntario en la Sanidad Pública son las siguientes:

Para ser médico basta con tener aprobados los estudios de cualquier primer ciclo universitario, para ser enfermero estar en posesión del título de bachiller o prueba de acceso a la universidad, para la categoría de auxiliar de enfermería se valorará tener el título de graduado en educación secundaria obligatoria.

La formación sanitaria básica durará como máximo 30 días, la específica se adecuará a las características de la plaza que vaya a ocupar, sin exceder de 30 días.

Los voluntarios serán activados de acuerdo con los planes anuales en periodos de 30 días. En caso de participar en programas de formación continuada, 30 días al año, percibiendo las mismas retribuciones que los profesionales sanitarios de equivalente categoría y especialidad. El tiempo de activación se computa a efectos de derechos pasivos.

El compromiso inicial tendrá una duración de 3 años (en situación de catástrofe puede ser de un año) y podrán firmar nuevos compromisos, en periodos de 3 años, hasta 61 años de edad los médicos y enfermeros y de 59 los auxiliares de enfermería.

Para incorporarse a los hospitales de la sanidad pública deben superar un reconocimiento médico.

Los médicos podrán ejercer la especialidad que deseen y los enfermeros el título de técnico que se les antoje cuando hayan permanecido 6 años como voluntarios y trabajado 60 días en los hospitales públicos durante esos 6 años.

Al cesar en la condición de voluntario recibirá el título de voluntario honorífico y mantendrá su adscripción con carácter honorífico al hospital que elija de entre las que haya prestado sus servicios, pudiendo asistir a los actos y ceremonias del hospital vistiendo el uniforme médico.

En la situación de voluntario activado tendrá consideración de profesional de la sanidad y le será de aplicación el juramento de Hipócrates.

Los dos primeros meses realizará guardias como adjunto y a partir del 3º como titular.

Podrán asignársele los cometidos propios de los profesionales de la sanidad que ocupen puestos similares, pudiendo ejercer las atribuciones disciplinarias que le corresponda en función del cargo que ostente y del puesto que ocupe.

A efectos del servicio y del protocolo tendrá la consideración de “más novato” entre los de su cargo o especialidad…

A estas alturas ningún lector duda de que se trate de una broma de mal gusto. ¿Cómo es posible frivolizar con la sanidad, un área del conocimiento y de la profesionalidad que tanto sacrificio, preparación y responsabilidad entrañan?

Lo mismo se podría decir del resto de áreas profesiones:

Política, justicia, economía, docencia… excepto una: La Seguridad y Defensa en la parcela que corresponde a la milicia, como así prueba el Real Decreto 383/2011 de 18 de Marzo, por el que se aprueba el Reglamento de Reservistas de las Fuerzas Armadas.

A continuación expongo una breve sinopsis comentada (en negrita) del reglamento:

La legislación actual (Ley Orgánica de la Defensa Nacional y Ley 39/2007) establece la posibilidad de incorporación de ciudadanos a la Defensa en caso de crisis, cuando las necesidades de la defensa nacional no puedan ser afrontadas por los efectivos de militares profesionales.

No parece que en el momento actual exista tal necesidad.

El reglamento fija los procedimientos y requisitos de los reservistas “para que vean satisfechas sus aspiraciones y sean recompensados por los servicios prestados”, a saber:Para acceder a la categoría de oficial se exige tener aprobados los estudios de primer ciclo universitario, a la categoría de Suboficial estar en posesión del título de bachiller o prueba de acceso a la universidad, a la categoría de Tropa se valorará tener el título de graduado en educación secundaria obligatoria.

Es curioso que Tenientes y Sargentos profesionales, amén de un bagaje profesional infinitamente superior, tendrán mayor nivel académico (Grado en el primer caso y Técnico Superior en el segundo) que los potenciales capitanes y brigadas que les van a “mandar”.

La formación militar básica durará como máximo 30 días, la específica según las características de la plaza que vaya a ocupar, nunca más de 30 días.

Oficial o Suboficial en escasos dos meses, los que a aquellos costará cinco y tres años respectivamente.

Serán activados de acuerdo con los planes anuales, en periodos de 30 días. En caso de participar en programas de formación continuada, 30 días al año, percibiendo las mismas retribuciones que los militares profesionales de equivalente categoría y empleo. El tiempo de activación se computa a efectos de derechos pasivos.

Mis dos primeros años de duro régimen académico no me computan para nada.

Retribuciones sin comentarios.

El compromiso inicial tendrá una duración de 3 años (en situación de crisis puede ser de un año) y podrán firmar nuevos compromisos, en periodos de 3 años, hasta 61 años de edad en categoría de Oficial y Suboficial y de 59 la Tropa.

Pueden incorporarse en el destino asignado en misiones o UCOs del MINISDEF, una vez superado un reconocimiento médico.

Cómo más adelante se verá podrán desempeñar cometidos propios de los militares profesionales, a quienes se exige superar, además del reconocimiento, unas pruebas físicas (TGCF)

¿Qué garantía ofrecen los reservistas para cumplir con las exigencias de su puesto?

Los oficiales podrán alcanzar los empleos de Alférez, Teniente y Capitán, los suboficiales Sargento, Sargento 1º y Brigada, la Tropa Soldado, Cabo y Cabo 1º. El ascenso se produce cuando hayan permanecido 6 años en el empleo anterior habiendo sido activado 60 días en UCOs del MINISDEF.

Es decir, Teniente, Sargento 1º y Cabo en 4 meses de servicio como máximo. Capitán, Brigada y Cabo 1º en otros 2 meses ¡Eso es hacer carrera!

Al cesar en la condición de reservista recibirá el título de reservista voluntario honorífico y mantendrán su adscripción con carácter honorífico a la UCO que elija de entre las que haya prestado sus servicios, pudiendo asistir a los actos y ceremonias de su UCO vistiendo el uniforme. No obstante, incluso en periodo de disponibilidad (no activado) podrán vestir el uniforme con ocasión de su asistencia a actos castrenses y sociales, con conocimiento del Subdelegado de Defensa correspondiente.

Esto es envidiable. En el momento de pasar a la reserva tras 40 años de servicio a los profesionales nos despiden con mucho afecto, aunque el acto de despedida de cuadros de mando que pasan a la reserva está regulado (IG 10/94: Despedida de la bandera, himno del arma, desfile de la fuerza, entrega de metopa y vino español), pero no se suele cumplir.

En la situación de activado tendrán consideración de militar y les serán de aplicación las leyes penales y disciplinarias. Los dos primeros meses realizarán guardias como adjuntos y a partir del 3º como titulares. Podrán asignársele los cometidos propios de los militares profesionales que ocupen puestos similares (técnicos, logísticos, administrativos, docentes, incluso operativos), pudiendo ejercer las atribuciones disciplinarias que les correspondan en función del empleo que ostenten y del puesto orgánico ocupado.

Entre tanto despropósito este se supera: Jefe de una guardia, cometidos propios de los profesionales, incluyendo operativos y ejerciendo atribuciones disciplinarias. ¡Qué frustración! A mis casi 37 años de servicio, destinos en primera línea, cursos, idiomas, carrera universitaria, misiones y medallas, ostentando el puesto que se supone máximo de la Escala de Suboficiales… no llego a esa responsabilidad.

Tendrán la consideración de los más modernos dentro de su empleo para el servicio y el protocolo.

¡Menos mal! Estaba temiendo que los integraran (aunque ojo, al tiempo)

Aquí acabo este resumen con mi opinión. Que no se me malinterprete. He conocido a algunos reservistas voluntarios, todos me han demostrado su “voluntariedad” y me han parecido excelentes personas, pero esto no es sinónimo de profesionalidad ni excusa para el agravio que se está haciendo con los verdaderos profesionales, los que lo son por vocación, no por afición.

Los militares profesionales al servicio de España son los artífices de que las FAS sean la Institución mejor valorada, en base a su esfuerzo y dedicación, sin olvidar el sacrificio de sus familias, siempre dispuestas a hacer de nuevo las maletas.

Siempre hemos acogido como compañeros a la gente de bien, y lo seguiremos haciendo. Quizás hubo un tiempo en que era necesario acudir a personas con formación para responsabilizarles del mando de determinadas unidades, pero en la sociedad española del siglo XXI no es necesario.

Mi respeto a los reservistas voluntarios que desean contribuir en nuestras Fuerzas Armadas, pero para ello no hacen falta estrellas ni galones, no hace falta ofender a nadie.